Algo de mí




 
Me llamo Anaís y soy poeta.
O, al menos, respiro como poeta:
experimento la indescriptible necesidad
 de materializar en versos
mi paisaje interior, mi vivencia, mi sentir.








 









Ana Isabel Trigo Cáceres. Nací en Madrid en 1973. Estudié Trabajo Social en la Universidad Complutense, desde entonces no he abandonado ese bene facere que siempre he escuchado en mi interior. En 1993 conocí a José Hierro, del que recibí un premio de poesía joven que llevaba su nombre; y en 2003 a Jesús Urceloy, al que convertí en mi maestro. Durante un tiempo formé parte de la Red de Arte Joven de la Comunidad de Madrid, dentro de cuyo marco di recitales en bibliotecas y otros centros de cultura. He recibido, entre otros, los siguientes galardones de poesía: Premio José Hierro para jóvenes (1993), 1ª mención en el XVI Concurso del Colegio Mayor Isabel de España (1995), Premio Ana de Valle (1996), Premio Beatriz Cienfuegos (1998), Premio Nacional en el Certamen de Poesía Mujer 2002 de Leganés (2002), Premio De Amore de la Editorial Lumen (2004), finalista del I Premio Internacional Margarita Hierro (2006) y mención honorífica en el II Premio Marcos R. Pavón (2010).

Mi obra aparece recogida en revistas literarias, medios digitales y en los libros Voces Nuevas, XII Selección de Poetisas (Ediciones Torremozas, Madrid, 1996), II Certamen Literario Ana de Valle (Hoja de Laurel, Ayuntamiento de Avilés, 1996), 23 poetas y un DNI (El Árbol Espiral, LF Ediciones, Béjar, 2004), Último Ahora, Quince Poetas (Izana Editores, Madrid, 2013) y 24 poetas tímidos (Amargord Ediciones, Madrid, 2013). Asimismo soy autora de la plaquette El día del espectador (LF Ediciones, Béjar, 2006) y del libro Entonces (Amargord Ediciones, Madrid, 2014).

Creo que la poesía sencillamente es. Se manifiesta desde el paisaje interior hasta ver la luz. Es inútil intentar aprehenderla o definirla de una forma racional. Ana de Valle dijo que "ser poeta es tener siempre a las puertas del alma un doloroso sentir que nos viene del mundo", y yo lo suscribo. Coincido además con E. E. Cummings cuando expresaba que "la poesía es ser, más que hacer". La poesía es. Y yo soy con ella.